El Reducido Impacto Redistributivo de la Política Fiscal en Bolivia

Keyword: 
Fiscal Policy
Topic: 
Fiscal Policy - Public and Welfare Economics

This article is part of the Online Forum: The Redistributive Impact of Fiscal Policy

 

A pesar del aumento sostenido en las recaudaciones tributarias y de la considerable expansión de los programas de gasto social, la política fiscal boliviana hace muy poco por cambiar la distribución del ingreso en Bolivia, según un reciente estudio patrocinado por la organización Commitment to Equity.

Tres factores limitan el impacto redistributivo de la política fiscal. Primero, las políticas de transferencias monetarias ofrecen beneficios per cápita muy reducidos y, como su cobertura es casi universal, muchos de los beneficiados no son pobres.

Segundo, a pesar de los programas de transferencias directas y de algunos otros subsidios, muchos pobres pagan más impuestos (especialmente por el IVA) que lo que reciben del Estado en transferencias y subsidios.

Tercero, aunque es cierto que los sistemas públicos de educación y salud benefician principalmente a los pobres, gran parte de esta supuesta progresividad de debe sencillamente a que la población más rica ha optado por no utilizar estos servicios.

Reforzar el impacto distributivo es posiblemente el reto más grande que tiene la política fiscal en Bolivia. La creación y ampliación de los sistemas de transferencias sociales ha sido un proceso gradual pero menos radical de lo que a menudo se afirma.

En 1996 se introdujo una renta vitalicia para personas mayores a 65 años (hoy Renta Dignidad). En 2006 se amplió el monto de la renta y se redujo a 60 años la edad mínima para recibir la Renta Dignidad. Este bono beneficia hoy a cerca de 778 mil personas. Ese mismo año se creó el Bono Juancito Pinto, con el objetivo de promover la asistencia escolar, con carácter universal y una cobertura que hoy beneficia a cerca de 1,7 millones de niños y jóvenes de primaria y secundaria. Finalmente, en 2009 entró en vigencia el tercer programa de transferencias monetarias, el Bono Juana Azurduy, diseñado con el objetivo de promover la salud prenatal, natal y post natal así como la tasa de partos institucionales. Este bono beneficia alrededor de 776 mil madres y niños a nivel nacional.

Con todo, el conjunto de los programas de transferencias en Bolivia representan apenas 2% del PIB. Puesto que los ingresos que recibe el Estado boliviano han aumentado en seis puntos del PIB desde comienzos de los noventa, lamentablemente no puede decirse que esté en marcha una revolución social comparable con la bonanza fiscal del gobierno.


 References:

Paz Arauco, Veronica, George Gray Molina, Wilson Jiménez Pozo, and Ernesto Yáñez Aguilar. 2013. Explaining Low Redistributive Impact in Bolivia. CEQ Working Paper No. 6, January.

 

Share this